domingo, 13 de enero de 2019

NYR (I) Añadir frutos rojos a mi dieta

(i) frutos rojos

En casa los frutos rojos nunca fueron una opción por una cuestión de sostenibilidad ambiental que ahora hace tiempo que hemos olvidado. Recuerdo comprar muy pocas veces fruta y si lo hacíamos era en el mercado porque mi abuelo y mi padre cultivaban frutas en el campo, así que la fruta de temporada era la única fruta que se comía. En el Mediterráneo eso no incluye frutos como las frambuesas o los arándanos, aunque si que incluya la granada y las fresas.


Durante años el único árbol que tuvimos en casa que nos ofrecía granadas cada principios de Septiembre fue mi favorito. Me parecía majestuoso, con un verde tan adorable, tan tierno pero al mismo tiempo con una espinas impresionantes, una de esas bellezas que son de mirar y no tocar. Además, la granada se ponía tan bonita al cogerla, nunca olvido ese color tan rosado enmarcado en el amarillento color que seguía quedando en la cima, donde estaba la corona.

Hay muesli con chocolate
en Casa Amatller ;)

¿Hay una fruta más perfecta que la que lleva una corona en ella? Por no hablar de las fresas de mi abuela, jamás he probado y dudo mucho que vuelva a suceder una fresas con un sabor tan fascinante como ese, era muy complicado no comerse incluso las verdes. Había una batalla abierta entre los pájaros y yo para ver quien se las comía primero, ojalá pudiera daros una a cada uno de vosotros.


Ahora, busco no solo añadir frambuesas y arándanos -que son más típicos en mi dieta- sino también volver a lo de siempre, a una granada fresca o a fresas un domingo por la tarde mientras estudio. 

A las seis y media de la mañana suena mi despertador, por lo que comer algo antes de las nueve, al menos a mi se me hace especialmente complejo. A esa hora exprimo dos naranjas y bebo café con leche. Pero a eso de las ocho si que mi estómago ha despertado y tomarme leche de almendras sin azúcar con muesli, de vez en cuando, si que es una opción. Para esos días, he decidido incluir frambuesas con eso y chocolate de no menos del 90 por ciento de cacao y sin azúcar también, con los cereales cubro el azúcar.

No soy de comer cada mañana lo mismo, así que alguna mañana o alguna tarde para merendar me tomo un iogurt natural con nueces y miel (ahora que las temperaturas rozan los cero grados), al que añadiré arándanos. En la tienda del barrio, las bandejas de arándanos son súper baratas porque están un poco pasadas. Por ello, añadirlas al iogurt es perfecto, son como una especie de compota a la que añado chia, también. Además, si sois propensos a las infecciones de orina, son súper recomendables para prevenir, así que nunca está demás añadir arándano incluso en ensaladas.


Hojas de otoño con frutos rojos.
By Vogue.es




Los frutos rojos, son en general, antioxidantes. La frambuesa es la que contiene mayores cantidades de proteínas y menores calorías. Pero la granada o las grosellas son también aliados perfectos para la oxigenación de nuestras células. Algo que, para mí, ha sido el hilo conductor de mi vida desde los 16 años, cuidarme la piel.

Si todos estos motivos fueran poco, como ya habéis visto, estás frutas tienen también un componente emocional, en mí. Me fascina su sabor y encima me recuerda a momentos maravillosos que pasé durante la infancia. Cada una de estas frutas, tanto las fresas, como la granada o las moras simbolizan mi infancia en el campo. Pero estas últimas, las moras, las reservo para el verano. En la ciudad me parecen exageradamente caras y no son demasiado buenas, vale la pena esperar y poder cogerlas silvestres. En casa las congelábamos y en verano las tomaba con leche condensada (solo algunas veces), es una guarrada pero está delicioso.



Feliz domingo
Besitos, M'



**********************************************
https://www.vogue.es/living/galerias/recetas-chok/11463/image/922503


jueves, 10 de enero de 2019

La racionalidad de una rata de campo

[dǔbroːʋniːk] 2018
Preparo mi shopper bag que llevo siempre conmigo desde hace ya cinco años, ¿Cuántos habré tenido? No más de diez. Los exploto hasta el máximo, el último aún esta en casa esperando que le arregle las asas y vuelve a llevarlo por las calles de la ciudad que hoy ya me atrapa, porque el deseo de volar también puede hacer eso, cegarte.

Quedo con vosotras, con Miranda, Samantha, Charlotte y Carrie, que aunque ninguna de nosotras peguemos con esos personajes, nuestras quedadas me recuerdan a ellas en cada capítulo de la serie. Soy felicidad cuando estoy con vosotras sin saber quien soy, pero esta bien. Son momentos en los que no saber quien eres no importa, porque la imaginación vuela y la creatividad se premia con risas que resuenan en cualquier cafetería a la que vamos, aunque siempre sea la misma desde hace ya un lustro.

Me quedo y paso del tiempo. Siempre me quedo más de lo que debería. Pero nunca lo que me gustaría, estaría toda la vida con vosotras y muchas veces siento tener que irme, siento dejaros atrás por engorrosas entregas o por escuchar a otra gente hablar de sus vidas a través de mis auriculares desechos, porque las vidas que me interesan, son las vuestras.

Nadie aguanta mis historias de pacotilla como lo hacéis vosotras y me gusta escuchar como habláis de vuestro trabajo, vuestros estudios o vuestros padres. Me habéis hecho parte de vuestras familias y nunca podré estar suficientemente agradecida por ello. Yo, alguien en medio de la superficie terrestre, una más que con vosotras ya no le importa si no tendría nombre en Sexo en NY, porque tengo mi propio Nueva York cuando quedo con vosotras, incluso tengo París en San Valentín y Londres en fin de año.

Homesick sería muy parecido a la sensación de no veros durante mucho tiempo y de alguna forma, la vida me empuja a irme siempre que quedamos antes de lo previsto porque el "To Do List" llama a la puerta de mi cerebro, mi conciencia se remueve y me sudan las manos cuando presiento la batalla interior que crece en mi, la racionalidad y el amor luchan el uno contra el otro y siento la impotencia de tener que guardar el amor en un cajoncito constreñido. Os beso, os abrazo y estoy saliendo de la cafetería mientras abro el calendario y la lista mental de cosas que hacer se me amontona.

Me voy, lo sé. Lo que siento es real y deseo que algún día...no sé, ¿poder hacerlo todo? Me dais razones para quedarme sin palabras y aún así ya estoy en el autobús con el portátil encendido tecleando en la base de datos...





Besitos, M'




*******************
(🎶):   Dua Lipa x Spotify
https://open.spotify.com/track/5nNTGNbxS30PX6sZpYh9hJsi=A4kJ1KdWTfenVZxUvTCZLg


viernes, 4 de enero de 2019

Mono uso

En la carpeta de borradores, en mi correo, hay un montón de mails que nunca llegué a enviar. Datan de entre el 16 y el veinte de Agosto y ninguno es para España, todos se quedaron a las puertas de la frontera.


Los leo y recuerdo haber llorado escribiéndolos. Me aprisiona la soledad que sentí mientras enviaba papers que había hecho durante la carrera para salvar un año que se rompía en pedazos ante mí, la impotencia: amarga crueldad.







Tres días, con tres noches en tres casas distintas, nunca bajo el mismo techo, nunca en casa, no hay hogar, falta amor y escucharse, sobran ganas de llegar a lo más alto. Sólo lo efímero es gustoso, el camino parece un mero trámite que recorrer.

Por primera vez mi hobbie preferido se convierte en algo que me permite pensar, ya no es poner la mente en blanco y dejarse llevar disfrutando del camino. Se ha marchado la paciencia de encontrar el camino que marcan tus lunares y en mis caderas ya no ves un paseo para la contemplación, sino un sendero por el que atajar.

La gente no cambia, al menos no en lo importante.
Besitos, M'

miércoles, 2 de enero de 2019

New Year's Resolutions 2019

Empiezo el primer post del año con un feliz año nuevos para los lectores que me habéis seguido fielmente desde hace diez años y deseo a los que os unisteis más tarde o incluso hoy una calurosa bienvenida al nuevo año, con ilusión y siempre con algo de fantasía.


No puedo creer que haga ya diez años que empecé con este blog, comenzó con un proyecto para mi clase de informática en el instituto, ¿sabéis? Seguramente el proyecto que ha contribuido a mantener mi salud mental sin saberlo. Antes tenía diarios en papel en los que escribía, ahora tengo el blog. Una plataforma que a mi me sirve para expresar libremente pero que en el último año también ha sido mi herramienta para compartir con vosotros nuevas experiencias y consejos, incluso para abrir nuevos espacios en los que escribir sobre mi otra gran pasión a parte de mi profesión, la moda.







Pretendo prolongar este post con otros que vendrán más tarde porque creo que el principal problema de hacer propósitos de año nuevo es que solo son frases en una lista como esta, pero no son cosas meditadas, pensadas. La mayoría de las cosas que llevamos a cabo en la vida de principio a fin las vamos meditando por el camino, visualizamos el final aunque tengamos momentos de bajón, pero cuando no hay expectativas, ¿qué sentido tiene hacerlas? Por ello, aquí dejo mis veinte puntos del año que pretendo desarrollar en futuros mini posts.

Adelanto que me han salido algo así como cuatro categorías, una que tiene que ver con comida o hábitos alimenticios, una segunda relacionada con bienestar emocional, la tercera con capital social y una última que engloba tres cosas que me cuesta hacer.

P.D.: hay 19 imágenes, 19 new resolutions. Me reservo en número veinte para decidirlo durante el año, quiero darme esa licencia 



Primera recomendación musical del año, la acabo de descubrir, pero es de finales de noviembre 2018.






Nos vemos muy pronto.
Besitos y feliz año,
M'

miércoles, 26 de diciembre de 2018

My 2018, memories

¡Feliz Navidad a todos! ¿Cuántos besos disteis ayer? ¿Cuántos fueron en la boca y cuántos fueron en las mejillas? Empezamos la cuenta atrás hasta el champán, las uvas y los fuegos artificiales que nos abrirán las ganas al nuevo año a golpe de "Bill Murray" de Izal.


Repetimos abrazos, sonrisas y movimientos en la noche más enterna del año, la última y la primera, donde todo empieza rozando el final. Pensar en el fin de año es también acordarte de lo que has hecho este ¿Cómo ha sido el tuyo? El mío ha sido intenso, duro, un terminar por todo lo alto para empezar de nuevo pero ahora tropezando. Algunos días quiero accelerar el tiepo para terminar ya y otras quiero quedarme pensando en qué quiero que cambie y qué quiero hacer este 2019. 

Quédate, te lo cuento.



Feliz fin de año.
Besitos, M'

lunes, 10 de diciembre de 2018

El último trago antes de empezar



Podría haberme quedado en casa y no hubiera notado la diferencia. A veces nos cuesta entender que la distancia no tiene tanto que ver con los kilómetros de tierra o mar que hay de por medio sino con la intención que le ponemos por estar cerca de las personas con las que nos gustaría estar. En casa, por ejemplo, los fines de semana siempre fueron tiempo de família, tiempo de ser comunidad, de solidificar ligámenes que durante la semana no tienen tiempo de fructificar.


Los fines de semana son nuestra primavera y neustro inverino, todo a la vez. Los dos días y medio que nos da tiempo a contemplar lo que somos y a trabajar en lo que nos gustaría llegar a ser, son dos días y media a la semana que marca, que te construyen aunque me consta que no es así en todos los países.

¿Cómo serán mis fines de semana cuando la família en la que me crié ya no esté? Sí, se me abren posibles mundos cuando recurrentemente me planteo esta cuestión. Pero de algún modo, quiero que se asemejen a una primavera nevada, a un tiempo de reflexión y de disfrute, efímero pero que vale la pena tener.

¿Cómo debes imaginarte tu tus fines de semana? ¿Te gustaría que fueron tan monótonos cómo parecen?

Son tiempos convulso, lo noto siempre que termia el año, dudo, me hago más preguntas de la habitual, como estirando algo que sabes que va a terminado por romperse pero que no sabes si lo hará del tirón o desgarándose.

Amargo último final.
Besitos, M

domingo, 23 de septiembre de 2018

Hacerse mayor a otro ritmo

Una casa, un perro, un trabajo importante, unos estudios de orgullo, dinero para ir en taxi o en transporte público, flores y un jardín, una cocina en la que todo este ordenado, sartenes que no se peguen, cubiertos que no se pierdan, un baño con un espejo limpio, sin marcas de maquillaje y con la tapa del WC bajada, un suelo sin polvo en el que poder andar con calcetinos blancos sin que se vuelvan negros, un sofá que no esté lleno de migas y una mesa que siva para comer en família y no para estudiar.

Un proyecto de vida juntos, una unidad en vez de dos mitades que van a la suya, salir a comer o a cenar, un picnic en Monjuic y una noche de cine en Diagonal, desayunar en el Flako o ir a ver las estrellas al observatorio Fabra. Estudiar en la biblioteca central de la universidad y pasear de la mano Portal de l'Angel abajo hasta llegar a la catedral, callejear hasta la Generalitat y dibujar un largo recorrido hasta el Born no sin antes haber pedido un helado en la plaza San Felip Neri para llegar a la Barceloneta, cojer el paseo que da al Maremagnum y ver a Colon, subir por las ramblas o llegar a las afueras de la ciudad. 

Me hago mayor a otro ritmo. Eso implica que siento que
no tengo tanto tiempo como para ir dejándolo en uniones que no me den una seguridad a largo plazo. Sé que es cuestión de gustos, de preferencias, mas no pido a alguien con las cosas extremadamente claras, más bien a alguien que de momento, tenga claro lo que no quiere.

Besitos, M' 

martes, 18 de septiembre de 2018

Huellas en el cielo del Norte

Es la forma de mirarme cuando una broma se ha filtrado entre los dos y yo te miro diciéndote que eres irritante y pretencioso, esa sonrisa que acompaña tu cara de caballero de la Reina que ni le va ni le viene que no este, pero que no se imagina el país sin ella.

Te tengo al lado y te tumbas en la cama mirando a la nada, contemplando el estudcado que se cierne sobre nuestras camas separadas por moqueta mohosa, parecemos dos ancianos que tras media vida de matrimonio deciden que el calor ya no se funde entre sus sábanas para buscar al otro y separan su zona de paz. Quizás será que nuestra vida no es mucho más larga que la de una mariposa qué, después de haber sido un capullo de seda tres cuartos de su existencia, se transforma en una especia colorida cuyo único fin es contentar a los humanos con su vivaz aleteo.

Sigues pensando y también a ti las dudas te aturden, más hace tiempo que no lees ni una línea de las que escribo entre los recovecos infinitos de la red porque sino, en este punto del tiempo ya sabrías que no estamos tan lejos el uno del otro, ¿crees que volveremos a encontrarnos en un sueño de los que compartímos?

En ese momento no lo sabíamos, pero esa noche fue la última noche que vivimos bajo el cielo del Norte.

Besitos, M'

lunes, 10 de septiembre de 2018

Frágil incertidumbre

Pasas y te instalas, nadie te invita, pero todos te esperan, lo cubres todo de espasmos eléctricos que provocan en ti las reacciones desprovistas de racionalidad que vemos en tu ser. Me invades y colateralmente te filtras por las rendijas de quien tengo alrededor esparciendo la intranquilidad por donde sea que vayas, el misterio y la inquietud se colocan entre nosotros sin dejarnos ver con claridad el futuro lleno de puertas abiertas que llama al mejor postor, al ser más receptivo para abrirle un mundo nuevo que nosotros ni podemos vislumbrar.

Cómo la niebla espesa la duda irrumpe en nuestro mar en calma y nunca ha sido fácil navegar en un velero rompiente a contracorriente. Más cuando el desasosiego parece terriblemente sofocante sacas la cabeza del agua, respiras y me invitas ha hacerlo contigo. Primero cómo reteniendo en ti todo el oxígeno posible y después moviendo con placidez los brazos que acarician el agua para que venga contigo y nademos juntos junto al bote salvavidas que ahora tenemos la opción de coger. Con indolencia nos estiramos en el agua salada y nos saboreamos con pasión al tiempo que contemplamos el flotador esperando paciente por nuestra decisión. 

De repente, entiendo que después de la tormenta llegue la calma.

Por los portadores de salvavidas.
Besitos, M'

lunes, 20 de agosto de 2018

Lifestyle: holidays in Croatia I

The last 18th of July I was in Croatia with my 9+ family enjoying a couple of days in the country. But before that, a long and tumultuous process went on to finally be there at the perfect time, a gorgeous place. As I went there with Sociologist the process of negotiation of the chosen country the days and the places are equally important to the trip itself. 

The first thing to decide was the country, we did a research of possible countries we could go and five final finalists where: Ireland, Marseilles, Morocco, Croatia, Gran Canarias, Portugal, and Greece. As you can see versatile and sometimes nothing to do place one another with a different type of trips and different ways to see life. The idea to do a trip to Ireland was to go by caravan around the country and this one for me was the first bad idea of the first meeting we did to decide where should we go. 

From Vogue.com


A caravan can sound nice and amazing but when you do a ten people’s trip it can be a complete disaster and if you are young paying for two of this can mean going out of money in a couple of days, this was also one of the reasons that made us reject Marseilles as the place we could go. The idea to go there was to see the French coast by a car making stops in every pretty cute place we could see, the problem here was the time we had. 

In our group, most of the people were working -including myself- what make it really hard to combine and make a unique schedule so that the ten of us was able to come. Due to this fact, going to Marseilles from Catalonia meant also going directly by car, this second option was also rejected although it was my favorite one at the beginning. 

Canarias’ Islands was another one of those places which made me curious about it. It is part of the country I was born and I have never visited so I thought it would be nice to go and see what was going on there. The issue with Canarias is that being an island that lives from tourism visiting it in the middle of July meant going there to see the beach and going out during nights. Although that was one of the strongest proposals, the variety of the people being part of the group demands a place that could combine strong cultural events at the time we had a beach and night lifestyle.

From Lonely Planet

Even though I am not part of that night lifestyle group, I understand it and I am a huge fan of the beach group. For that, we needed to find a country that could give us both parts of the same World. Probably, for this reason, Morocco was not one of the most voted options, neither was Greece although these two options were fantastic for me. 


The first option offered us the opportunity to know a completely different country with different culture and wonderful kinds of different food to discover and Greece was the best country we could have chosen as it offered us an incredible number of cultural places to visit and awesome islands to spend the day under the Sun.

At this point, you should have figured it out. Of course, Greece was my option! But once you accept to vote, you should also accept the final result of the vote: from the first five places, we vote three of them which were Ireland, Morocco, and Croatia. So, my dream of going to Greece pop up quickly this time.  After that, we did a second vote where Croatia was voted only with one vote more than Ireland. Thank God!





Once Croatia was the country a committee of four people -in which I was part of- decided to elaborate flexible schedule and present to the other six people and started the trip an 18th of July, 2018.

Hope to see you in the second part of this post which will be the route to Croatia during the five days we where there, such a fantastic experience.

See you soon.
Besitos, M'

sábado, 18 de agosto de 2018

Deseosa de ser

¿Cómo Podemos decir tanto cuando escribimos y decir tan poco cuando estamos en la cocina con la mirada perdida en otro país? Ya hace día que duermo en una cama que no es al mía, suplicando a un Dios en el que no creo para que cuide de mí hasta que se me pase la profunda tristeza que siente mi ser. Hay una música a mi alrededor que suena a canción repetitiva de las maquinas recreativas que salen en la película de Rompe Ralph, - ¿la habéis visto? Deberíais. – me confunde dándome una esperanza envenenada de realidad, esperanza que para nada es blanca, es mucho más amarga que la que sientes cuando tienes la corazonada que las cosas van a salir bien, hace días que dejé de sentir esperanza de colores cálidos y amables.

Can't say I look the same every Sunday morning

(+35)

Puedo intentar sonreír para ti, tratarte con delicadeza y que veas mi fragilidad, pero nada de eso te va a convencer de que mi realidad no esta teñida de desdicha y miseria ahora mismo. Lo sé, es exagerado incluso estúpido que me sienta así. Las cosas iban deprisa, los diagnósticos se estaban haciendo a trompicones y los sobres en correos llegaban a deshoras y las cosas deben hacerse despacio, sin prisa, con la sutileza con la que las estaciones cambian de color a las hojas de los árboles, así es como deben hacerse las cosas.

Can you feel the pain from so far away?

Ahora podre ser, en libertad, sin safaris, ni zoológicos a mi alrededor. Podré pensar y dejarme llevar a temperaturas extremas para criar mariposas, pero en las que espero sigan viviendo, porque a veces cuanto más fría esta la cabeza, más cálida consigue estar el alma y quiero a mi alma en paz con mi cabeza. Deseo que se fundan en uno y que dancen tranquilas, en calma, que toda Escandinavia nos vea bailar ballet sobre la noche del arte y que las auroras boreales nos pillen haciendo el amor bajo el manto de estrellas que mueren a cada quejido que dejamos ir tras nuestros labios tiritando.

Por los próximos 365 días.
Por volver a estar deseosa de ser.
Besitos, M'

What should have been, but never was

I finished my bachelor degree exactly a month ago, the eleven of July at 11 a.m. I was presenting my thesis in front of a tribunal who later on told me I had the best mark it could be added to my records. A magical happy ending that is everything except a random fact occurred by some marginal exception, it was all about working hard, sleeping fewer hours than I should and thinking about the exact word to describe how the increase of migration fits in Scandinavian's welfare state.

If you have followed me back since I started writing this blog, you'll probably notice that year by year I try to post more and end up posting less. It's difficult to explain how fast does time run when you start growing up, how many things you have to do and how you lose your time in social networking sides not noticing it just because you need to avoid reality for a couple hours a day. 

I will keep on trying. 
When it comes a time in which you are constantly changing houses you lose the sense of home your parents create around you when you were young. I think this will become a problem for people of my generation, we don't have any sense of community sometimes, but basically, because we are constantly moving from one side to the other of the World, sometimes so fast that we forget when where and how did we start running from. 

Living a life of uncertainties can be certainly exciting but at the end of the day when the city gets off, you can't avoid thinking when will certainty be part of you again. Our essence seems to be intact but our proteins are moving fast 

<<Couple of days ago I was told my master's degree place was canceled. Now I will have to keep on trying harder and what you've just read it sound ridiculously stupid at the moment, but hope someday I will re-read it and found beauty in tragedy>>



Kind regards,
M'

sábado, 19 de mayo de 2018

Proteínas genéticamente modificadas

Pepino, apio, manzana, espinacas y limón. Me tomo el brebaje verde que la mayoría ni miraría con alegría, preparo papeles, abro surralladores, pongo Dillon a cantar y me aislo en mi madriguera, lo demás es solo producto del LSD que chuta mi cuerpo de forma natural a mi cerebro. El teatro abre sus puertas... ¿entras?


Me imagino en unos meses, los pequeños montículos de papeles que se amontonan a mi alrededor habrán desaparecido, el armario estará vacío -cosa que me cuesta imaginar- y los casi sesenta libros que he comprado estos cuatro últimos años estarán en cajas, listos para abandonar la ciudad que me había arropado en invierno hasta ahora. Se me da muy mal esto, aferrarme al pasado en cambio es de mis hobbies preferidos, me imagino volviendo a pisar estas calles en diez años: me aventuro a pensar como será volver a pasear por las calles abarrotadas en las que el rebaño se gasta su sueldo, fantaseo con encontrarte en el metro camino a las afueras de la ciudad, me veo recorriendo las librerías que más feliz me vieron, comprando en las fruterías que frecuento o yendo a aquel sitio donde me gusta tanto comprar el prosciutto que me como por las mañanas. 

Tengo horribles pesadillas que me muestran como será la cuenta atrás a partir de 250 por última vez, quiero que Morfeo me despierte de esperar dormida a volver a viajar sobre el continente que me vio nacer, al tiempo que me veo desprenderme de mi pasado como una serpiente que se libra de piel sin otro remedio que ese, ser fiel a su naturaleza. Estiro el tiempo hasta hacer insoportable, me duelen las costuras que unen las proteínas que cree en este lugar y por la noche no me queda otra que robar agua e hilo a la Luna para hacer más densos los días puesto que ya me he rendido a la idea de que el adiós será inevitable. 

Trago fuerte, despacio, respiro pesado, Daughter me invade los oídos y me visualizo en el frío Noviembre, a temperaturas bajo cero soplando las velas de nuevo, creo que es miedo lo que me invade: sudor frío, huesos frágiles, pensar en mis sueños, correr tras ellos pensando que las decisiones no puede borrarse, dejar que el terror te paralice y quedarte la noche pensando que ser cobarde no es tan malo.

Soplemos las velas juntos, una última vez e intentemos leernos con la luz apagada sin hacer ruido, borrémonos las huellas que un día nos dejamos a base de polvos, besémonos despacio como si el nitrógeno líquido se utilizará en el CERN, comámonos las ganas del futuro incierto, rocémonos lento y que sea con ganas, mirémonos como lo hicimos la primera vez antes de besarnos con la sonrisa tímida y abrázame como lo hacemos cuando el miedo a la huida del otro se hace vigente en nuestra conciencia. García Márquez me ha explicado que deberíamos amarnos con la cabeza y no con las manos, que pena que no pudiese ver como fricciona nuestra piel, la delicadeza de nuestras palabras que decimos a través de los dedos, el amor de nuestros labios que saltan al chocar, igual le hubiese gustado escribir sobre nosotros, aunque tampoco seamos nada especial, solo dos seres humanos que han encontrado el calor del Sol en una habitación cerrada a cal y canto. 

Salud por los finales de etapa, 
que nos ponen en nuestro sitio,
de nuevo.
Besitos, M'