Entradas

Mostrando entradas de julio, 2015

MIS DÍAS SIN TUS OTOÑOS

Imagen
Besar a un ser querido y que sea la última vez que lo hagas, devasta, arrasa con todo, se hace con todo sin contemplaciones y en menos de unas milésimas de segundo...solo silencio y empieza la más amarga de las realidades, empieza la cruda realidad esa para la que nadie esta preparado porque -y al decir esto no estoy descubriendo a nadie nada nuevo- nunca estamos lo suficientemente preparados para decir hasta siempre a un ser querido.

Yo, que siempre fui de las que estiran los últimos segundos, de las que apuran el tiempo desgarrando tanto como pueden el tejido espacio-temporal para no tener que decir adiós, no puedo evitar remover mis proteínas y volver a sentir como huelen tu chocolate con churros un domingo por la mañana, ni puedo dejar de contemplar los viernes de mi infancia que ahora se deshilan porque en cada uno de ellos estuviste tu, tu con tu menú: sopa, carne rebozada, huevos con patatas fritas, macedonia y...¡oh si! y postre. Me es imposible dejar de ver todos aquellos pint…

Orgh

Imagen
Penso en aquella tarda que em vas porta a Monjuic, al costat de la piscina olímpica, allá on unes extranyes ruines romanes descansen sobre els murs de la teva ciutat.

La vista es bonica des d'allà adalt, no ho negaré pas, però sé que s'anirà discipant dels meus records, sé que un dia només recordaré les llumetes d'una ciutatque  tintinegen de nit. En canvi, la vida em té un altre regal preparat, no borrar la part que em quedarà d'intel.ligencia emocional. En definitiva, no borrar-me els records.
Així, com en aquest instant, podré torna recordar com vam abandonar les nostres motxilles sobre un banc de pedra i ens vam fer petons recolzats a la baranda que ens protegia de la fosca del món. Així, podré seguir visualitzant a la meva ment com vas acariciar-me mentre et reies perquè la vergonay m'invaia els sentits quan observava algú passar a deu metres de distància. Així, podré seguir gaudint de la sensanció de sentir com durant una instants semblavem eterns.
Carta d'…