domingo, 2 de julio de 2017

Here we are again, my dear place

Al mes de Julio le pido una fotografía cada día que convierta de mi tiempo, en un recuerdo armonioso que guardar bajo llave. Un café con leche cada mañana -le reclamo- mientras veo el día asomar por la ventana, con un plan bajo el brazo cada amanecer.





Sandía fresca y granizado congelado al volver de pasear camino al monto. Al Sol, le pido un bonito tostado con piedad por nombres y sin arrugas por apellido. Le pido que me regale moras, de esas que robo cada verano de las tierras del vecino, que me sonríe fervor. 

A la estrella que me da calor, que me ilustre con cielos de esos que sólo el verano te sabe dar, fundiendo el rosa pastel con el azulado más luminoso al son de los pájaros que marchan a sus nídos. Que me regale estrellas que iluminen como cien LEDs en lo alto del negro abismo, entregándome el escenario que más echo de menos en la ciudad.



Al vernano y a las vacaciones, le pido el lugar que me vio crecer, ¿y tú, qué le pides al verano?

A los que vuelven a casa en verano.
(Colour Me by Juke Ross)
Besitos, M'