martes, 18 de julio de 2017

El verano de las distancias


¿Y qué pasaría si siguieras siendo tú? Sólo tu quien sigue arañándome los recuerdos y mordiéndome el alma. Sigues siendo tu quien me hizo correr sobre la lluvia y me besaba contra la pared, al tiempo que pasaba por allí un te echo de menos, un deseo innato que olía bien ¡qué electricidad! Hay canciones que ya no puedo escuchar sin que me recuerden a ti.


Es llegar el verano y cada playa que visito me pregunta que hago aquí sin ti. Al volver, la ciudad de mi inverno me recuerda que quién debería arroparme en las frías noches eres tú y no ella. Ahora sé que suenan esos acordes del pasado que nos empujan hacia delante, al tiempo que yo me quedo viendo como la cama nos invita a viajar por el sendero de los placeres sinceros, en el camino en el que no hace falta fingir, sólo ser, estar y sentir.




Nos negamos a escuchar al viento, renegando de lo que puede que suceda una sola vez en la vida y los pedazos que cortamos con las manos ahora vuelven a reconstruirse de forma autónoma, mientras en el salón, desayunamos desnudos diciéndonos que un adiós solamente es parte de un hasta luego.




A los amantes de las historias de amor.
Besitos y feliz verano,
M'