domingo, 5 de febrero de 2017

Alma acristalada

He empezado a dormir en medio de la cama de matrimonio que comparto con mi sombra, pues hace mucho que no la comparto con nadie.



La forma de mi cuerpo emipeza a dibujarse sobre el colchón y mis músculos han encontrado el rincón perfecto donde descansar, el lugar que mejor se amolda a mi corazón resulta que ha estado cada noche bajo mi ser.


En medio de esta gran página en blanco es donde se me pasan por la cabeza las historias más dispares y las ideas más prohibidas. Esas ideas que no debería contar a nadie y que a veces se me olvidan.





Esa transparencia, ese cristal por el que puedes ver a través, dicen que es mi alma. Esa virtud para algunos y esa putada para mí es lo que hace que en ocasiones olvide que la locura que cada uno lleva dentro es mejor no compartirla, que deberíamos guardarnos secretos en nuestra cajón más alto y que cuando cuentas todo lo que sientes gramo a gramo de amor, no siempre tienes ni que ser correspondido ni pretender que alguien intente entender tu locura.

Te espero Morfeo, 
Besitos, M'