Electrones del alma

Hoy me tomo unos minutos para escribirles algo que poder leer cuando tengan un tiempo muerto de esos que nuestro cerebro se toma sin aviso previo y con inmunidad diplomática, una pequeña reflexión para que den todo lo que puedan los días que quedan para llegar a la primera reunión familiar que tendrá lugar con el inicio de la Navidad ¡Enjoy being yourself!


>>Algunas veces, cuando intentamos pensar en cómo seremos de mayores olvidamos por completo lo que perdemos dejando de ser jóvenes, dejando de ser niños. Una de las cosas que perdemos, sin lugar a dudas, es la capacidad imaginativa.

>>La capacidad de imaginar que existe un mundo que podemos llamar nuestro, un mundo en el que los unicornios y las nubes rosas son una posibilidad más, como un caballo o una acumulación de agua en medio del cielo condensado. 

>>Sólo entonces entendemos que cuando perdemos la capacidad imaginativa, cuando "perdemos" el tiempo trabajando, yendo a recoger los niños al colegio o acompañando a nuestros padres en su proceso de hacerse mayores, entendemos que la imaginación era una capacidad preciada que acostumbrábamos a tener de forma natural. Algo, que deberíamos conservar de por vida y que no hacerlo es como perder una parte de nosotros mismos: en el caso del alma, es como quitarle energía a nuestra alma. Es como quitarla capacidad de ser a nuestro ser.

El vídeo que veréis a continuación es un vídeo que explica la experiencia de poner un niño y una persona mayor hablando de cuestiones trascendentales, un vídeo en el que 75 años de diferencia entre sus almas no parecen tantos. Un vídeo en el que ver la experiencia y la inocencia unidas en uno.



Y ahora, en este momento donde los exámenes empiezan y la Navidad está a la vuelta de esquina solos creo que es un buen momento para reflexionar y para pensar que tener conversaciones profundas con nuestros mayores o con nuestros niños es una oportunidad genial para recordar que seremos y que hemos dejado de ser.



Felices Fiestas,
Besitos, M'

Entradas populares de este blog

Los pensamientos por la noche cogen fuerza

El amor sin fronteras

Fugaz modernidad