jueves, 2 de junio de 2016

En el corazón de la bestia

El vacio más amargo que pueden sentir es el que tienene por dentro; el que les embarga los sueños y les ponene intereses altísimos a sus ilusiones y a sus ganas de vivir. Hoy, he tenido el honor de estar en una conferencia donde Yanis Varoufakis citando a Arthur Miller ha dicho: "An era is about to end when the ilutions of ctizens are exhausted". Aunque Miller no dijo exactamente eso, utilizo a mi querido e idolatrado Yanis para intentar explicar el amargor del vació personal que puede llegar a sentir cada ser, en algún momento de su corta existencia como ser humano en la Tierra.


El mundo interior es lo único completamente nuestro: nuestros pensamientos y sensaciones, nuestros recuerdos, esos que están allí pero que pasan desapercibido, que cuesta encontrar cuando alguien trata de conocerte, eso es lo único que poseemos de verdad. 

Nos crearon para ser sociales de cuatro formas diferentes: en comunidad, en asociación, en cooperación y en liderazgo. En cambio, nosotros nos empeñamos en tener algo que solo nos concierna a nosotros, impenetable e inalcanzable para todo el mundo excepto para nosotros mismos.

Encontrarte un día que tu interior es vacio, que es hueco por dentro, que es frágil y que se rompe a base de sueños sin cumplir, anhelos desesperados e historias que jamás sucederán, es encontrarte poco humano, con pocas ganas de vivir y poco social, porque lo que nos hace ser sociales es tener una parte que nos haga trementamente asociales al resto.

Nos escribimos en breves que Mayo ha concluido. Besitos, M'