martes, 8 de diciembre de 2015

Astrónomos de lo cotidiano

Separados por seis seres humanos unos de otros sin más y sin menos. Si, bienvenidos a otra de mis interminables noches de no dormir pensando demasiado oyendo como muelles de otras habitaciones crujen a mi alrrededor a las 3am

La comodidad, aquella propiedad que solo veo en un colchón duro que se amolda a mi silueta. Puede que la comodidad me incomode o que le haya experimentado durante tan poco tiempo que no pueda opinar sobre ella. 

La comodidad es dormir en ropa interior en invierno sabiendo que podrás taparte, la comodidad es nadar en paz a las siete de la mañana en el mar, la comodidad es sentarse y hablar en mi cama hasta las dos de la mañana y tras mirar el reloj seguir hablando o quedarse en la cama hasta la una del mediodia un domingo. La comodidad es comprarse un vestido que sabes que no tendras oportunidad de llevar y llevarlo por casa, la comodida es bañarse mientras escuchas a Berto diciendo tonterías y lees a Joan Margarit; la comodidad es ver arte desde lejos y pintar con las manos, es escribir lo primero que te viene a la mente y caminar bajo la lluvia. La comodidad es beber te rojo mientras contemplas el trabajo hecho, la comodidad es hablar sin ataduras de todo y de nada, llorar sin verguenza y amar sin espectativas. La comodidad es no hacer nada diferente y sentirlo todo anormal, es mirarse a los ojos y tras sonreir tímidamente seguir mirando. 

Que va...nada de eso debe ser la comodidad pero soñar sigue siendo gratis (el día que soñar sea de pago espero que sepamos ser felices sin un duro)

La memòria es va esfilagarsant
com les cordes trencades de les barques
que el temporal s'ha endut.
Comprendre cansa. Però mai no tant
perquè no pugui ser l'últim refugi.
Som el rei i la reina en un final
difícil a un tauler ja amb poques peces.
                              J.Margarit

Buenas noches, M'