martes, 8 de septiembre de 2015

Metamorphosis

Cambió los vaqueros por lo pantalones de vestir ahora que el denim volvía a estar de moda, se cortó el pelo y cambió la pizza por el sushi, dejó de beber vodka para beber champagne, el agua era con extracto de aloe vera y el café tenía gusto a vainilla, a chocolate blanco o a canela pero dejó de tener gusto a café y su té de media tarde dejó de ser de frutas del bosque para ser verde o blanco, en domingos y festivos puede que rojo. Dejó su casa y su hogar, dejó sus muradas y se plantó en una ciudad que lejos de incertidumbre le infundo seguridad, cambio sus bambas por unos mocasines y sus chaquetas deportivas por hermosas americanas. En su cajón de ropa interior ya solo hay sitio para intimissimi, etam y oysho, y su estuche de maquillaje no ha parado de crecer.


Al final, ¿qué queda de lo que era uno cuando uno mismo decide cambiar? Mañana empieza la temporada de nuestra serie y me sorprende que haya gente que siga alrededor esperando a que pase algo entre tu y yo. Es tiempo de moverme despacio, no hay prisa pues voy a hacerlo despacio en el espacio, esta vez no habrá nada malo en tomarme mi tiempo. Además...empiezan las clases en inglés, es tiempo para los cambios y aunque duros, los cambios llevan a cosas buenas.

La vida no es sino una continua 
sucesión de oportunidades para sobrevivir.
Besitos, M'