martes, 16 de diciembre de 2014

No más diamantes en los árboles, sólo hojas de oro






Ya no hay diamantes en los árboles solo hojas de oro que...Necesito pastillas, necesito putas cápsulas que regulen lo que siento, que ralenticen el motor de mi cuerpo...anticonvulsivos o alguna mierda de la que no se hayan previsto sus efectos secundarios...tranquilos, tengo el don de la genética aparecerán pronto sobre mi cuerpo sin demasiado esfuerzo, sólo nos tendremos que sentar y esperar, y cuando hagan efecto estaré esperando la mano que me tienda el destino para cogerla y caminar junto a ella, dejándome llevar.








Que aunque me digan que voy a encontrar la manera de seguir al día siguiente yo volveré ha hacerlo igual que ayer, igual que todos los días que se han hecho viejos ya, que se han deshilado y han ido a parar en el fondo de alguna botella vacía.
No sabes que se siente cuando los sueños están vacíos, cuando la esperanza ha marchitado, no sabrás nunca que es sentir que no controlas tu cuerpo que no te controlas a ti. No entenderás que pasa por mi interior, que conecta mal para ir como va, tampoco tiene que hacerlo. Comprensión y aceptación, las palabras más asquerosas que se le pueden negar a alguien, no te
preocupes ahora ya no lo veré más desde detrás de los ojos azules que se me congelan en el rostro.


Por las cartas en blanco, salud, M'