domingo, 14 de diciembre de 2014

La lengua de lo hermoso

Mai vaig pensar que els elogis en català sonassin tan bonics com els sentia quan els llegia als llibres traduits d'alguna novela romàtica de Marc Levy. 

Nunca pensé que las palabras bonitas en catalán fueran tan hermosas como yo las sentía cuando leía alguna novela traducida de Marc Levy porque mira que se han hecho cosas bellas en esta vida pero oír a alguien decir "amor meu", "bonica" o "un xic" es algo que sigue saliéndose de mis mundos.


 Como algo puede sonar tan precioso, tan mágico, como puede encontrar un equilibrio tan perfecto en el aire para que te recorra la columna vertebral y te пенетре tan dentro, empiezo a estar tan enamorada y tan cansada de la vida que me cuesta trabajo decidir si dormir o quedarme en la cama jugando a ser yo.



Sigue cosquilleándome la piel, no he parado de leer  las seis lineas que he recibido aún y no quiero dejarlo no sea que se derritan en el tiempo. Sí, yo también quiero seguir ganando aún con EL peligro acechando a la vuelta de la esquina porque no puedo dejar de pensar en las gotas de судор recorriendo la piel del cuerpo que me hace posible sentir cuando leo que no me canso de escucharte. Vuelve. 


Buah, feliz noche M'