miércoles, 13 de agosto de 2014

TWO HUNDRED SCARS



Hay algodón de azúcar colgando por todas partes como nubes en el cielo, luces iluminando puestos repletos de confites y golosinas, tarros de lo que antes era solo "Nocilla"que rebosan estantes llenos de frutos secos caramelizados, plasticosas bolsas repletas de patatas de distintos colores y sabores, hay gente, hay niños y en medio de todo ese mundo de aditivos, derivados de petróleo y cartílago de cerdo, estoy yo.

Mientras Happy Little Pill (Troye Sivan) ronda por mi cabeza, pienso cuan irónico es que vendedores ambulantes se hayan olvidado de traerme algunos gramos heroína o mejor, algo de dietilamida de ácido lisérgico (malditos químicos) para que mis ojos vean el mundo en color, ilusiones ópticas coloreadas en exceso, como una visión medio barroca medio renacentista mal coloreada, como cuando tiras pintura al azar en grandes cantidades y no queda algo ni siquiera presentable pero que parece -a mí, solo a mí- como no sé, ¿girasoles a lo Van Gogh? Más como relojes a lo Picasso.




Los días se van apagando, sí, lo hacen muy despacio, pero allí están, consumiéndose y siento que la felicidad se me va por las oberturas del corazón y solo quedan aquellas personas que te acompañan a casa en una calurosa tarde de verano, aquellos que te arropan y a los que tienes que apartar con espátula porque el calor a conseguido uniros, están los que vamos de fiesta siempre que podemos y los que no salen de ella.

Estamos esa casta que entendemos el verano como el espacio de tiempo para leer todo lo que el invierno no nos permite, para rebuscar música para el invierno y husmear entre las páginas de la Vogue septiembre que sale en siete días; verano, esa estación del año que me permite pintar infinidad de tonterías e ir en ropa interior todo el día...o sin ella.






"You - you alone will have the stars as no one else has them...In one of the stars I shall be living. In one of them shall be laughing. And so it will be as if all the stars were laughing, when you look at the sky at night...You - only you - will have stars that can laught."
-Antonie De Saint-Exupery 



Y aquí termina la que será mi cicatriz número dos cientos, con cariño, m'