PARA CUANDO LOS BESOS VUELVAN A SER RELÍQUIAS



La mayor parte de las notas de este primer curso ya reposan encarceladas en su celda, más hace ya seis días que concluyó el curso. Sí, esta a punto de tocar a su fin el sexto día de vacaciones y yo solo me he dedicado a estar con personas que no tiene tiempo para mí, a ir a lugares a los que no me apetecía ir y a poner cosas en mi pequeña habitación que sabía que era mejor no poner. Bienvenido a ti también, verano.



~...~



Rozar su envoltura con mis dedos, perderme en los poros de su piel, observar como... dejar de respirar contemplando el momento, impidiendo que los segundos se escapen de mis manos, que el tiempo le gane la partida al amor, por un momento no. Desamparar el mundo y mirarnos a los ojos, acariciar tu rostro y perderme en lo nuestro mientras una tímida sonrisa se me escapa de la boca, y navegando por el aire traer tu beso al mío, y disolver todo aquello que un día nos separó y que ahora, en el instante en que el agua de la ducha gotea sobre mis senos, nos vuelve a unir. 



Nunca te conté que estaba sufriendo, que echaba de menos la forma en la que dormíamos, casi tanto como el sabor de tus ganas de reír, que casi al final, ya recordaba tantos momentos que empezaba a pensar que era porque los de el presente no eran buenos y necesitaba paliar el dolor de la distancia con recuerdos de lo que un día fuimos, que casi cuando las lágrimas afloraban por mis ojos me pintaba la piel para sentir que te tenía más cerca; nunca te conté que fui a clase con flores de acuarela pintadas en las piernas y que siempre me supo mal que las cosas que decías quererme hacer al final jamás hacías, que cada vez que decías "ya habrá tiempo...", lo habíamos perdido para siempre, y que las redes sociales que más frecuento, Ts, estaban llenas de mensajes para ti que al final, ya ni abrías. Que cuando te abrí sus puertas, tu no quisiste entrar y abrir las ventanas para ver el mar que daba a mi corazón. 

Que el tiempo,termina desvaneciendo entre nuestros cuerpos, que se escurre y que al acabar, solo al concluir, nos damos cuenta que hemos dicho demasiado poco "te quiero", o quizás demasiado; supongo que depende de cada uno.
Que echo de menos que me busques, que me encuentres, tus detalles, que me escribas, que... da igual, que al final solo estoy exagerando una serie de pequeñas acumulaciones que me hacen amar; porque en mi mundo, eso -el amor- es lo único que tiene cabida sin sentido.

M;-


Entradas populares de este blog

Los pensamientos por la noche cogen fuerza

El amor sin fronteras

Fugaz modernidad