miércoles, 11 de junio de 2014

Cafeína intravenosa (280 mg)


Ojos cansados, apunto de adormitarse por su propia cuenta, silenciosos, casi sin vida y eso que aún no ha empezado lo bueno. Substancia natural aunque nociva recorriendo mi cuerpo a través de las venas, que prueba de despertarme, que hace que mis ojos se mantengan abiertos aunque por dentro este viviendo mientras duermo. Ojalá pudiéramos estar dormidos mientras las funciones básicas de nuestro cuerpo siguen funcionando, de forma que me llevasen hasta la biblioteca sin darme cuenta.



Estar allí, delante de esa carpeta que llevo año y medio paseando para arriba y para abajo, carpeta que ya ha conocido tres centros diferentes y por lo tanto tres lugares distinto; encontrar mi ser ante apuntes eternos, viendo como miles de palabras, en ocasiones inconexas, pasan por delante de mis ojos intentando ver algo, mientras él, mi único control, el único poder, mira de retener algo en el centro de nuestra forma de ver la vida, el hipocampo.


La universidad decían, será como American Pie decían...JÁ!! Se han reído en nuestra cara :'D