miércoles, 14 de mayo de 2014

A Ship Without Name

La cristalera que da a la realidad retumba en mi habitación, dicen que quiere sacarme del cascarón; pero yo voy a permanecer aquí, anclada a las sábanas voy a acariciarlas con toda la fuerza del mundo porque al fin y al cabo, la mayor parte de las veces son ellas quienes absorben mis lágrimas, quienes me dan cobijo, son ellas quien me mantiene el alma calentita por las noches y acalorada en los veranos que paso bajo ellas.


Sí, ya estamos a miércoles y esta semana, mi semana no termina nunca. Por suerte la semana siempre me depara sorpresas: Bienvenido a mi vida de nuevo, guardián! 





The song that make me feel stupid-lovely