viernes, 14 de febrero de 2014

Som kaind of dei






Puede que no crean en el día de los enamorados, por cuestiones de no estar enamorados, por cuestiones de globalización o de consumismo,  no sé, como lo quieran llamar. El echo es que, al final, todo en el día de los enamorados te termina llevando a amar a alguien o a amar algo no sé, como que todo te empuja a ir al cine con tu pareja o a mirar desde lejos como las parejas se besan apasionadamente.

Google, facebook, anuncios de lencería sexy diseñados exclusivamente para el día de san valentín, algo que no se puede mezclar con millones de bombones normales o en forma de corazón... Incluso he visto a mujeres con ramos de rosas rojas pasión entrando en el metro, mujeres a la que te daba ganas gritar al unisono con todos los demás pasajeros un enorme oooooooooooooooooooooh!

Lejos de la comercialización, el día es bello,  es bonito que, por una vez durante todo el año, dediquemos el día a recordar aquellos seres que amamos y que nos hacen ser felices y estar en paz con uno mismo. ¡Feliz día a los enamorados y a los que no lo están...aún!