viernes, 13 de diciembre de 2013

Le Day-End

Me he acostumbrado a dormir sola, ha hacerme a la idea que lo único que puedo hacer es cerrar los ojos e intentar soñar con aquel que quiero me acompañe en la noche, sin importar si son noches ardientes o demasiado frías. ❄

Dicen que no hay lugar más triste que el lado vacío de una cama, que la soledad consume y que solo sales de dicho vacío cuando tu sangre se ha convertido en alcohol. 

Aún sabiendo que dormiría sola desde primera hora de la mañana, tu no te rendiste y sin saberlo convertiste mi día gris en una noche de sonrisas y lágrimas que me invitaban a tocarte de nuevo.

Porque cuando hablamos es como si no te tuviera y cuando te veo es como si jamás hubieras sido mío, como si nunca nos tocásemos el uno al otro... Como si nuestro amor pudiera ser congelado y enviado a un lugar seguro y... (Tu ya sabes el resto)

Me hiciste feliz hoy, y si eso te hace (aunque solo sea un poquito) feliz a ti, voy ha cantar las veces que me lo pidas. 

How long I will love you, S.