lunes, 23 de diciembre de 2013

El ideal de Navidad

Nadie dijo que fuera a ser fácil. Nadie nunca dijo que sería tan complicado.


La sensación de estar sintiendo seguridad, bien estar. La sensación de no estar sintiendo deseo, pasión; la frontera entre amar y querer, entre saber que es lo que te hará feliz y que es lo que te complicará la vida pero te hará feliz...Esa frágil línea que separa la vida segura, de una vida llena de complicaciones pero dicha línea que separa la monotonía de la acción, de aquello que es nuevo, que queremos descubrir.

De acuerdo con el contexto, el lugar, el tiempo, el ambiente...de acuerdo contigo. A veces, en la obscuridad, te encontrarás contigo mismo, preguntándote si realmente es eso lo que estás buscando, sí la seguridad ha superado a la acción, sí la monotonía viene determinada o es solo cosa de uno mismo, o de dos...

No será el típico post de Navidad, pero sí tiene algo de ello, no del espíritu pero sí del contenido. Al fin y al cabo, depende del año se hará la Navidad. Esto no es el nacimiento de Jesús, esto es más la evolución o involución que haya hecho cada uno durante el año. Esto trata de cuan poco hemos aprovechado los 365 días que se nos brindan y de cuan poco ponemos en práctica lo que predicamos, valga la redundancia.



Aunque bien pensado, casi mejor si la cosa va de vodkas, cotillones, lentejuelas, mareos, besar poco y follar fuerte! Feliz Navidad.