lunes, 23 de septiembre de 2013

Solo un día basta



Los lunes son días extraños, días en que los ojos no parecen tener ganas de mirar fuera, días en los que el sueño nos vence y en los que lo único que nos puede hacer despertar es un buen café...nada de cafés aguados los lunes, por favor!

¿Qué habéis echo este fin de semana? Mi estadía en BCN a sido corta y escasa, y aun así ha sido suficiente. Bastó con un día en el que me paseé por el acuario y me entretuve mirando las paradas repletas de flores que llenaron las calles. Cuando volví me enteré de que era el último año que lo hacían en Les Rambles, casualidades de la vida, supongo.



Creo que a medida que van pasando los días -quizás los meses- me va faltando la inspiración, no escribo igual que antes, no me deleito pensando en nuevas palabras con las que plasmar lo que siento, el aquí y el ahora. Puede que ese, lingüísticamente saturada, o que el ambiente en el que me encuentro no sea el adecuado para encontrar inspiración, quien sabe.

Mi chico no me ha hablado aún hoy, supongo que estará ocupado con cosas de la universidad, no sé, la vida se complica y por ello estoy siendo todo lo comprensiva que mi cerebro y mi corazón me permiten serlo. Porque hemos echo una tregua que esperamos que aguante sólida por mucho tiempo y si no es así, buscaremos otra solución o en el peor de los casos algún otro camino.