miércoles, 6 de marzo de 2013

Un mundo sin paracaídas




UN 
MÓN 
EN
CAIGU
DA
 LLIU
RE





Buscamos aquello que no tenemos, aquello que nos da curiosidad o nos intriga, aunque ello implique ponernos los zapatos y tener que salir fuera.
Enfrentarse a lo desconocido nunca es fácil  Puedes pensar que los cambios son buenos pero cambiar teniendo a alguien que vale la pena es si poco complicado.
Dejar pasar a alguien por quien has luchado con uña y carne no es sencillo te sientes inútil, defraudado contigo mismo por dejar escapar aquello por lo que luchaste por tanto tiempo...
No se si lo habré intentado ni si lo habré hecho con demasiado empeño y si no es así, se que tarde o mas temprano voy a lamentarlo.
Aun así hay cosas irrefutables, como el echo que yo requiera tiempo, un tiempo que tu no pareces estar dispuesto a dedicarme, por razones varias que me importan una mierda.


Mi camino esta plagado de piedras que dicen lo mismo: "No esperes nada de nadie". Mi camino recuerda todos y cada uno de los tropiezos que e dado con piedras que parecen haber echo la mitosis de iguales que son...
Pero aun así yo sigo esperando, estoica, cayendo y levantándome de nuevo. Esperando a que un día  el trabajo sea menos importante o yo lo sea mas, esperando a que las cosas salgan de ti y no de mis propio blog, el cual estoy apunta de embargar por cabreo voluntario hacia mi misma y porque no, hacia tu persona.
No! No soy perfecta, entre otras cosas porque la perfección me aburre, porque me da asco porque la encuentro ridícula porque algo que no se puede mejorar no tiene razón de ser. La perfección es una idiotez que espero tener el placer de contemplar.
Si fuera perfecta no estaría contigo porque me daría cuenta de que tu, tampoco tienes razón de ser ;)