La vida pot ser maravellosa, oi?

Mi niño, mi guardián encantado...lo siento, lo siento mucho. Ojala hubiera podido abrazarte cuando ocurrió  aunque solo fuera para susurrarte que fueras fuerte, que tuvieras coraje y tiraras para adelante.


Nadie quiere estar solo en Navidad. Nadie. Ni la mas misera rata, ni la persona mas egoísta  Nadie. Pero es que tu, mi guardián, no te lo mereces. Te mereces compartir esos días con alguien que te quiera, que te mime...


Las cosas volverán a su curso, si que lo harán  porque siempre lo hacen. Y de donde ahora ves niebla gris después veras matices de colores con muchos detalles.


Me dijiste que la mejor parte es cuando estas conociendo a la otra persona, que disfrute del momento, de mi momento con el. Eres un buen amigo y un perfecto guardián ;) Gracias por cuidarme, por cotillear acerca de mi vida y por darme tan simple y útiles consejos...

Carpe diem, amigo! Un abrazo muy fuerte <3

Entradas populares de este blog

Los pensamientos por la noche cogen fuerza

El amor sin fronteras

Fugaz modernidad