27.01.11




Y hoy delante de un papel en blanco reescribo mis memorias intentando recordar algún atisbo de felicidad en mi borroso pasado.
 En el momento en que ya no puedas controlar tu presente revisa tu pasado, hay algo que falla y, en cuanto veas que no encuentras mil fotografías recordando alguna bonita escena, comprenderás porque el futuro se ve tan obscuro desde este punto en el que no sabes hacía donde debes de seguir. Allí, muy lejos del ahora, del hoy hay alguna fotografía perdida en un rincón de tus recuerdos. Necesitas encontrar esa fotografía para poder proseguir con tus propias memorias...esas que día a día te hacían palpitar, imaginar y fantasear con cualquier mundo ridículo y precioso. Un mundo que antes era tuyo, donde te sentías arropada. Un mundo en el que ahora pareces una extraña desconocida a la que nadie ha invitado a venir.

Entradas populares de este blog

Los pensamientos por la noche cogen fuerza

El amor sin fronteras

Fugaz modernidad