domingo, 25 de marzo de 2012

¿Tan mal lo he echo?


He echo que te comas la cabeza mil veces. Puede que más que en un examen en el no sabes las respuestas. He echo que te 
carcomiera a la rabia por dentro. Y aún así no he conseguido que te enfades conmigo ni una sola vez...hasta ahora. Se que hoy todo es nada. Pero en realidad volé y caí por ti. Y aunque quisiera arrancarme el dolor no quiero aceptar tu adiós. Supongo que a mi corazón arrogante no le es suficiente con escucharte de vez en cuanto.


Soy una maldita cabezota, y estoy jodida...bien jodida! No quiero dejar de hablarte, no importa como ni que seamos. Ja las etiquetas me parecen pobres. Quisiera retroceder en el tiempo. `Dime que cambió dentro de mi para cruzar la línea entre lo prohibido y la desfachatez. A caso, ¿eres tu quién alimentó mi libertad?

Siento mis esquemas quebrarse, desfragmentadose y cayendo en mil pedazos sobre mi. Se que puedo levantarme y seguir, estoy segura de ello. Pero no quiero hacerlo, no siento la necesidad de seguir si tu no vas ha entablar conversción conmigo de nuevo. Dime qué esta ocurriendo. Que he echo mal, aparte de lo obvio. Después de años, sigo sin lograr entender tu cabezita. Me mata, te juró que nunca he pensado tanto en algo. O me han quemado las ganas de ir a tu casa y hacerte hablar de una buena vez. Sólo quiero saber que es lo que ocurre. Creí que eras tu quien queria que fuéramos amigos, que todo fuera como antes. Bien, ya lo es. Ya estoy haciendo todo lo que hacía antes excepto sentarme en tus piernas. ¿Qué? ¿A caso eso es lo que falta?...No lo creo! ¿Qué?!!! Maldita sea, ¿qué quieres? No me importa lo que sea, te lo doy, lo hago. Pero dime algo...Dime que debo hacer para recibir el trato que creo merecer de tu parte.




Nosé., da el paso. Aunque sea por segunda vez. Hazlo, por favor, te lo ruego. Sabes que yo ya no puedo...No hace falta que me des más minutos para respirar. Ya he tenido los suficientes, casi para el resto de mi vida. Solo hazlo!!