martes, 27 de marzo de 2012


 Seguir al corazón es fácil. Seguir al cerebro, no lo es. 






















Es por eso que en algún momento, todos los padres, joden a sus hijos. z