sábado, 17 de marzo de 2012

La industria de la moda

-De azul cerúleo-









 Y es así, en realidad, nadie queda fuera de los mandatos de la moda. Todos y cada uno de nosotros, más o menos, estamos atrapados dentro de hilos antes caros que se han vuelto baratos. Tejidos que un día estuvieron de moda y piezas de ropa, que ahora solo llevan las abuelas, que antes fueron tendencias que todos morían por llevar. 


No importa de donde vengas ni que quieras demostrar ser. La realidad, esta dicha. Los límites que pone la moda son los límites que nos impone la sociedad, y lo que, al final nosotros acatamos sin rechistar. Sólo un asentimiento de cabeza en una tienda, y nuestra verdad esta sentenciada como la verdad de la moda. 


No importa que tipo de ropa compremos ni cual acabemos vistiendo. Tanto da si tu estilo vintage se ha convertido en estilo cowboy al largo de los años. Si los retales del tiempo han echo que las lolitas reaparezcan o que Yves Saint Laurent sacara al mercado el modelo Arty por que al final, cuando termine siendo un accesorio low cost, lo llevaras en tu mano como quien lleva un reloj swatch. 


Importa poco si creías que el drapeado era solo como se quedaban tus camisas después de ir a correr, porque un día, con eso de la pereza, te vas a poner una falda mal planchada, con aire drapeado...algo que antes, habrá sido seleccionado por 50-100 personas, antes de llegar a tus manos. 
En realidad, Chanel decide que llevas a una reunión. Gucci, que zapatos te pondrás hoy. Loewe, es quien decidirá si tu rostro es adecuado o no para esta temporada. Alguna firma de occidente, como Michael Kors, reinventara las flatform que te pondrás fruto de la nostalgia que ese accesorio acompañara a tus recuerdos de juventud. D&G decidiran cuando poner de moda, de nuevo, su creación de encaje GUIPUR y tu lo llevaras, ajeno a las tendencias de moda, como quien lleva paraguas cuando llueve. Louis Vuitton, decidirá cuando sacar nuevos vestido con un escote Halter que tu, en alguna ocasión, habrás comprado a precio reducido. Pero que en realidad, llevaras sintiéndote una princesa, ajena a la moda, ¡por supuesto!



La moda, es algo más que ropa, es algo más que falta de personalidad o de criterio. Es idear, fantasear, crear nuevos tejidos a base de arte en bocetos y delicadeza y perfección en cuanto a la fusión de tejidos. Es más que elegir estampados o reinventar lo ya inventado. Es más que mejorar una pieza única. Son piezas irrepetibles, una a una, alta costura, en letras mayúsculas. Es trabajo, dedicación, esfuerzo, sacrificio y comerte el coco para que tu puedas ir a la tienda y decir: "pon-me lo que sea, no me importa, no sigo la moda" Es el tiempo que dedican centenares de personas. El trabajo que se reduce a semanas en las Fashion Weeks. Para luego ni siquiera poder pararte a pensar en si lo habrás echo bien o mal. Debes seguir, trabajar duro, aún más si cabe. No hay tiempo para mirar atrás a no ser que sea en busca de inspiración. Solo es tiempo de imaginar nuevas piezas y lanzar-las sobre ti. Para intentar que las luzcas con algo de glamour que pareces no tener. Supongo que por eso se inventaron las revistas de moda, porque con algún que otro outfit alguien aprendiera algo de look, fashion y style.