sábado, 24 de marzo de 2012

Envueltas en mis sábanas

-2 joyas dignas de ser admiradas-

Tengo a dos personitas metidas en la cama. Y aunque suene a contenido sexual, no hay nada de ello. En mi estrecha camita donde una persona le es más que suficiente, descansan sus plácidos rostros arrancandome la tranquilidad que tanto.necesita mi fin de semana.
Duermen, tranquilas y con una respiracion casi inaudible tan preciosas. Me hacen sonreír. Hay una que aún no ha flexionada un solo músculo desde que se abandono a los baratos tejidos que envuelven mi cama. La otra, se inquieta de vez en cuando, con un moimiento brusco me hace saber que posiblemente esta teniendo una pesadilla, o que esta entrando en una fase del sueño muy profundo. Pero después recupera la calma y descansa para empezar a respirar con más pesades, haciendose notar debido ha su notoria congestión. Temo que la primera no se despierte, pero parece haber abandonado este mundo.
Yo sigo, con alguien sobre mi durmiendo con lentitud i un cuerpo a mi derecha, cual estatua. No da señales de vida, pero la representa.