martes, 13 de marzo de 2012

El "tic tac" de los relojes parece un ratón que roe el tiempo


La escasez abunda y tu pareces haber olvidado cuanto te gustan mis gestos.  



<LUNES II>

Me siento aquí, delante de una pantalla que parece haber grabado a fuego  mi vida, fruto de la combinación lógica de 0 y 1 creada por la informatica...Me siento, a ver las horas pasar con la firme esperanza de que, de la nada, se me aparezca algún extraño tópico latín del que hablarte, tempùs fugit supongo.

El sonido de la música que el destino me elige retumba en mis oídos y chirría repiqueteando en mis tímpanos para penetrar en mi cerebro, o en un parte de él, ¡no me apetece pensarlo!
La cuestión es que, independientemente de lo fuerte que tires del reloj no vas ha hacerlo parar, a no ser que quieras morir ya...tampoco pasaría nada...GROWING UP, FUCK' SUCKS!! Puedo decirlo más alto, pero no más claro.

A menudo complicamos las situaciones más estúpidas que se nos puedan ocurrir con la finalidad de complicarnos la existencia, hacemos de una gota de agua un océano, de un grano de arena una playa o de un viruta de chocolate un pastel entero. El truco esta, en que si esto fuera verídico, se terminaría la sequía, todo el año sería verano y aumentaría el placer inmediato en los seres humanos y la ceguera en los perros. Pero como no es así, el sol evaporar el agua o nosotros la malgastamos, las playas son desiertos solo habitables en verano, y el chocolate sigue empleándose para fomentar la obesidad mundial.  Y aunque el único beneficiado de todo esto sea la atmósfera (puesto que en verano es cuando menos CO2 se emite, porque las plantas "respiran" menos) seguimos empeñados en decir que la naturaleza es justa...sí, supongo. Por lo que: ¿es imposible remediar el estropicio qué hemos creado?  ...Seguramente LA NATURALEZA, NO DEBERÍA SER TAN JUSTA!!

Anímense!! Teóricamente, su muerte "obligatoria" no se se convierte en vigente hasta finales de este año...con que carpe diem si los mayas se equivocan de nuevo, siempre queda volver ha empezar, ¿no? Nos empeñamos en obedecer a la ideología de que toda persona, más o menos persona, merece una segunda oportunidad...¿Sigo siendo humana?